jueves, 3 de mayo de 2012

Mirame como bloggeo desde el laburo


Es curioso cómo en la oficina, cuando los jefes se van, se produce el mismo efecto que en el aula de secundaria cuando los profesores se iba, o en hora libre. Barullo, un par callados, músicas de fondo, pero siempre trabajando - sólo que más relajados.
Me llama la atención lo siguiente: si todos somos personas ya grandes y un cacho màs inteligentes, ¿por qué no nos vamos todos al coño y complotamos para decir que estuvimos hasta las siete? A esto Bucay (SÍ, TENGO UN LIBRO DE BUCAY Y ES HERMOSO JUM) plantea una moraleja donde el elefante de circo, como lo ves ahora, tan grande y fuerte, no le escapa a la soga atada a un clavo porque lo acostumbraron de ¿cachorro?, cuando no tenía la fuerza para soltarse.

Saliendo de lo berreta y entrando a lo macro, esto lo aplicás en la escuela, en la oficina, en el capitalismo, for fuck's sake!

Por ahora sólo aplicalo a la oficina, y pensemos que... mejor no. Los teléfonos seguirían sonando, los mails viniendo y además, falta una hora para irse.

2 comentarios:

Gand Alf dijo...

Aguante laburar en una cooperativa.

Hacer un break mirando videos de Todo x $2 con los parlantes al palo y que nadie te hinche las pelotas porque saben que en quince minutos volvés a lo tuyo o que la gente de diseño corte veinte minutos para descargar tensiones cagándose a tiros en el Counter Strike es algo de lo que la mayoría se pierde.

Todo eso con un cartelito pegado en una columna que dice "Acá sí que no se coje".

Aunque ahora tenemos demasiados clientes, y nos tuvimos que poner un poco más... ejem... serios. En la calle nos reconocen por las ojeras, y por las caras de oveja con resaca.

Corrector nato dijo...

Vengo a corregir el comentario, o quizá a aclarar un par de cosas:

No es verdad que por laborar en una cooperativa las cosas se hagan de forma despelotada. Al contrario: Como la responsabilidad de lo que ocurre con la empresa es igualitaria, el propio sentido del deber (y la propia supervivencia de uno, ya que está cuidando una fuente laboral con la que gana guita más que suficiente), las cosas se hacen bien o no se hacen.

La diferencia está en que no tenés a un pelado con cara de orto aspirando el aire que se te junta detrás de la nuca durante ocho horas seguidas, miserables como pocas. O como muchas, visto y considerando que ese tipo de cosas suelen ser de por vida, sobre todo si te morís antes de jubilarte.

Ah, y que tenés muchas más posibilidades de laburar de lo que te gusta. Y que no te pueden echar a menos que toda la coope lo disponga. Y que si no sabés hacer algo, nadie te corta la cabeza. Y que en general tus compañeros te apoyan y entienden si tenés algún problema, en vez de dejar que tu laburo junte mugre ahí, sin que nadie lo haga porque "es de 'elpelotudodemierdaquelecomentaasilvinaporqueextrañasumentalidadysesientedespreciadoporalguienaquienqueenotromomentoloquisoycasiadmiró', no lo hagas", porque eso afectaría absolutamente a todos, y nadie quiere joder a los demás.

Hechas las aclaraciones pertinentes, me retiro-constitución. Soy re gracioso. Chau.